Gustave Flaubert escribió: “La vida debe ser una continua educación”. Un mantra que debe aplicarse tanto al ámbito personal, como al profesional, pues la formación continua en la empresa es sinónimo de satisfacción laboral, alto rendimiento y productividad.

Cada vez es más importante estar al día de los cambios que suceden en el sector. Por eso las empresas cuentan con una herramienta muy interesante: la formación. Ya sea privada o bonificada, es esencial mantener a los trabajadores formados y actualizados. Por ejemplo, un trabajador con Ciclo Medio Online de atención a Emergencias Sanitarias, además de la titulación oficial necesitará tener conocimientos de asistencia en la movilización de pacientes críticos, o en la protección de datos por ejemplo.

Y, como empresa, esta formación de tus empleados puede salirte gratis con la formación bonificada.

¿Qué es la formación bonificada?

La formación bonificada permite a las empresas, pymes y autónomos ofrecer programas formativos a sus trabajadores para ampliar sus conocimientos y competencias totalmente gratis para ambas partes. En concreto, la empresa se reduce el importe en las cuotas de la Seguridad Social (por eso se dice que es bonificada).

La formación bonificada está destinada a los trabajadores de la empresa, y esta es quien decide y gestiona los cursos. Aunque la empresa normalmente asume una parte del coste, solo se aplica la bonificación en cursos presenciales y online.

Es importante tener en cuenta que la formación bonificada no es igual que la subvencionada. La diferencia radica en que en esta última la paga directamente el Estado y la organiza los sindicatos, centros privados de formación, etc. y normalmente está dirigida a trabajadores desempleados.

La formación bonificada la pagan las empresas previamente y luego se reduce en sus cotizaciones a la Seguridad Social. Por lo tanto, es la propia organización la que elige los programas según las necesidades de su plantilla, la contrata con quien quiera, la paga y luego se bonifica el coste.

Por lo general, las empresas disponen de un crédito anual para invertir en formación. Podrán aplicar la bonificación por el importe de los cursos ofrecidos hasta alcanzar ese presupuesto máximo disponible.

Razones por las que formar a tus trabajadores

La puesta en marcha de iniciativas de formación continua en las organizaciones conlleva beneficios tanto para los profesionales como para las empresas. Es un factor clave que permite la adaptación estratégica del capital humano a los cambios que se producen en los mercados y las empresas.

Por este motivo, con los programas de formación bonificada de las empresas consiguen:

  • Mejorar la cualificación de los trabajadores.
  • Aumentar la competitividad y la productividad de la empresa.
  • Incrementar el compromiso de los empleados.
  • Aumentar la motivación y la satisfacción de la plantilla que se siente valorada.

Requisitos formación bonificada

Aunque cualquier empresa puede impartir formación a sus empleados y recibir una bonificación por ello, la ley establece que ha de cumplir con una serie de obligaciones. Así, los requisitos para impartir formación bonificada son los siguientes:

  • Estar al corriente de pago con las obligaciones de la Agencia Tributaria y la Seguridad Social.
  • Consultar el crédito de formación que le corresponde a la empresa ese año ya que varía en función de las cotizaciones de los trabajadores el año anterior.
  • Tener un certificado digital para registrarse en el sistema informático y aportar datos sobre la empresa, los trabajadores y los cursos.
  • Informar a los trabajadores sobre la formación, el calendario, los destinatarios, el lugar en el que se va a celebrar, etc.
  • Abonar el importe de la formación antes de que se realice la bonificación.
  • Guardar la documentación justificativa durante al menos cuatro años.
  • Proporcionar toda la información necesaria a la entidad organizadora.

Dónde encontrar la formación bonificada

La Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (FUNDAE) es la encargada de impulsar y coordinar la formación bonificada para las empresas (la antigua Fundación Tripartita). Sin embargo, la empresa tiene libertad para elegir los cursos que quiere impartir, a qué empleados, en qué momento, etc. Es decir, puede diseñar el plan de formación a su medida.

¿Cómo consultar el crédito de formación bonificada disponible?

La formación bonificada para empresas responde a una cuantía máxima anual que varía en función de diferentes aspectos. Para saber lo que corresponde en tu caso, solo tienes que consultar la web de la FUNDAE y acceder a su simulador de crédito. De esta forma, podrás obtener la cifra exacta que corresponde y empezar a planificar el plan formativo de tu empresa.

Eso sí, el crédito de formación de FUNDAE para las empresas es anual y si no lo utilizas antes de fin de año se pierde. El crédito se va consumiendo a medida que se van aplicando las bonificaciones de FUNDAE una vez que los cursos van terminando, pero para ello se han tenido que dar de alta y gestionar en la página de FUNDAE.

¿Necesitas ayuda para solicitar la formación bonificada?

En Asesoidea, asesoría en Jaén y online, trabajamos codo con codo con cada una de las empresas, con una atención permanente, telefónica y online. Queremos ayudarte ofreciéndote soluciones personalizadas y a la medida de tu negocio.

Infórmate y contacta con nosotros 

953 577 335 info@asesoidea.es